de 10 a 14 y de 18 a 21h

Lunes a Viernes

Avda. Maruja Garrido, 2

Caravaca de la Cruz

Comparar

¿Qué Debo Hacer? para vender mi parte de la vivienda

¿Qué Debo Hacer? para vender  mi parte de la vivienda

Cuando somos propietarios de una parte de un inmueble o un piso, estamos ante lo que denominamos un proindiviso. Esta situación puede suponer un inconveniente a la hora de vender su parte e incluso puede suponer una obstrucción temporal de la posibilidad de hacerlo.

Esta situación de ser propietario de una parte, pero no tener la plena propiedad, se produce por múltiples motivos, entre los más frecuentes están las herencias, las donaciones y los divorcios.

Cuando se mantiene este tipo de propiedad, es frecuente que los intereses de los diversos copropietarios sean diferentes y, a veces, llegar a una solución que dé satisfacción a todas las partes sea casi imposible.

Las opciones más sencillas y recomendables para deshacerse del proindiviso pasan por estar todas las partes de acuerdo, en este caso, podría bien llegarse a un acuerdo de venta a terceros y, de esta forma, el bien se materializa en dinero líquido que se puede repartir.

O bien llegar a un acuerdo de adquisición por uno de los condueños, en que alguna de las partes compra la totalidad del inmueble y las demás le venden su parte de la propiedad.

También existen empresas que compran porcentajes de inmuebles en caso de que la otra parte no acceda a comprar su parte o a vender de forma conjunta a un tercero. En caso de que no haya podido llegar a un acuerdo, se pueden ejercer determinadas acciones que incluso lleven a la división forzosa del bien o, si no es divisible, a su subasta pública para liquidarlo y repartir el dinero.

Esto último es lo que se llama extinción del proindiviso, y se da cuando alguno de los propietarios obstaculiza toda posibilidad de acuerdo para la liquidación o reparto del bien.

Se podrá iniciar, por la parte que tenga interés en la liquidación y venta del bien, una acción judicial para la división de la cosa común. Es un procedimiento que puede ser más o menos largo en función de los obstáculos que la otra parte ponga, pero lo habitual es que, incluso en los casos más complejos, el bien termine saliendo a pública subasta y liquidándose, dividiéndose las partes el precio obtenido en el porcentaje que ostenten.

Publicaciones relacionadas:

Cinco consejos que debes tener en cuenta antes de pedir una hipoteca

A la hora de pedir una hipoteca, es importante tener en cuenta una serie de elementos que nos van...

Continuar leyendo

Los errores más comunes en las herencias ( II )

  El plazo para pagar los impuestos es de seis meses desde el fallecimiento del...

Continuar leyendo

La herencia puede convertirse en un ‘regalo envenenado’ ( I )

¿No sabes si heredas deudas? Haz esto para conocer las finanzas del fallecido Las deudas también...

Continuar leyendo

Unirse a la discusión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat